La psicología es una ciencia, una disciplina sanitaria que, entre otras cosas, estudia los procesos mentales que subyacen a la conducta de las personas, de forma que seamos capaces de entender, modificar potenciar o prevenir comportamientos inadecuados.

Durante años hay quienes han intentado ocultar que visitaban a un psicólogo por la errónea vinculación que podían establecer sus conocidos con enfermedades mentales. Afortunadamente, esto forma parte del pasado y cada día más gente normaliza la visita al psicólogo y reconoce sus beneficios, tan obvios, desde el punto de vista profesional, como los que se obtienen al recurrir a otras especialidades médicas como la odontología o la óptica.

Como en cualquier otra área de la salud, existen distintos tipos de tratamientos y asesoramientos psicológicos y no siempre tienen una relación directa con trastornos o enfermedades mentales. Las visitas al psicólogo tienen su origen por muchos otros motivos como problemas laborales, familiares o de pareja, desarrollo personal, mejora del rendimiento, modificación de esquemas mentales erróneos, etc…

Un psicólogo ha estudiado todo eso sin necesidad de tener que haberlo experimentado. Es por tanto un experto acerca de cómo y por qué cambian las personas. Siguiendo las pautas de un psicólogo nos aseguramos la vía más rápida y directa de modificar lo que nos hace sentirnos mal y mejorar enormemente nuestra calidad de vida. Acudir a terapia sirve para cambiar un pequeño hábito o para dar solución a un problema grave que nos ha afectado desde hace tiempo, tanto si lo hemos generado nosotros, como si es algo a lo que tenemos que hacer frente.

Si nos hacemos revisiones dentales, ¿por qué no las revisiones mentales? Visita a tu psicólogo.

Articulo wikipedia

Felipe Martín Naranjo
Departamento de psicología
Nº Colegiado: MU-01665