El deporte aporta a nuestro organismo muchos beneficios a nivel corporal; fortaleza muscular y flexibilidad, reduce la tensión y mejora la circulación sanguínea, y provoca una sensación de bienestar disminuyendo el estrés ya que aumenta los niveles de endorfinas, así pues también aporta muchos beneficios a nivel psicológico.

Pero no hay que olvidar que el deporte, concretamente el running, también implica un esfuerzo muy superior al que nuestro organismo está acostumbrado.

En el running las fuerzas ejercidas por el pie sobre el suelo triplican el peso corporal y las articulaciones del pie y la rodilla son las que reciben un mayor impacto, así pues es muy importante que antes de empezar a practicar cualquier deporte o prepararse para alguna competición, se realicen revisiones médicas que incluyan un estudio informatizado de la marcha.

Este estudio detectará cualquier patología en nuestra pisada, como técnicas de carrera y zapatillas inadecuadas; lo que puede llegar a ocasionar lesiones como fascitis, tendinitis, esguinces y fracturas por estrés, ya que un exceso de pronación o de supinación nos puede provocar incluso problemas en la rodilla, espalda y cadera.

Es muy importante que el estudio sea realizado por un equipo de profesionales de salud: fisioterapeutas y podólogos.

Cabe destacar que los podólogos tienen la formación adecuada para poder diagnosticar y realizar un tratamiento ortopédico personalizado. No es adecuado realizar estudios o comprar plantillas en tiendas de deportes, ya que paradójicamente puede aumentar el riesgo de lesión.

Laura Díaz Sánchez
Nº colegiada: 95

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *