TABACO E IMPLANTES DENTALES. SI FUMAS, DEBES LEERLO.

El tabaquismo provoca efectos perjudiciales sobre el periodonto y los tejidos periimplantarios, pudiendo ocasionar la pérdida de los implantes.

Además, el tabaco produce una mayor pérdida de hueso alveolar en pacientes fumadores que en no fumadores, aun cuando los fumadores tengan una buena higiene oral, lo que sugiere que el tabaco en sí puede producir directamente la pérdida de hueso.

¿QUÉ ES LA ENFERMEDAD PERIIMPLANTARIA?

Podemos diferenciar dos afecciones de la estructura periimplantaria: mucositis y periimplantitis.

Llamamos mucositis a la reacción inflamatoria reversible en la que se observa enrojecimiento e inflamación de la mucosa periimplantaria acompañada de sangrado. Por otro lado, la periimplantitis es el proceso inflamatorio que afecta a los tejidos blandos y duros que rodean un implante osteointegrado, provocando pérdida de hueso alrededor de los implantes, sangrado y/o supuración.

Periimplantitis

 

FACTORES DE RIESGO DE PERIIMPLANTITIS

1. Higiene oral deficiente

La acumulación de placa es un factor causante de mucositis y periimplantitis. La placa bacteriana se compone de una flora diversa. Cambios en la composición de esta flora, como el incremento de bacterias Gram negativas anaerobias, más dañinas y localizadas en surcos y bolsas profundas, pueden provocar un avance rápido de la enfermedad periimplantaria.

Una técnica incorrecta y poco frecuente de cepillado dental o una prótesis con un diseño inadecuado que dificulten la higiene oral (pónticos mal adaptados a la mucosa, prótesis sobrecontorneadas, etc.), provocan acumulación de depósitos de placa alrededor de los implantes, pudiendo inducir mucositis periimplantaria.

2. Historia previa de periodontitis

Los sujetos con historia previa de periodontitis presentan un mayor riesgo de padecer periimplantitis debido a factores genéticos predisponentes.

3. Tabaco

Se ha descrito numerosas veces en la literatura el efecto negativo del tabaco en el fracaso temprano de los implantes.

Se ha demostrado en varios estudios que el hábito tabáquico interfiere con la osteointegración y acelera la reabsorción ósea alrededor de los implantes. De hecho, la tasa de pérdida de implantes en fumadores es más del doble que en no fumadores. Esto se debe al efecto nocivo del tabaco en diferentes niveles:

  • Vascularización: son muchos los estudios que consideran que lo que se produce es una menor vascularización y, por tanto, un flujo sanguíneo reducido en las zonas inflamadas.
  • Respuesta inmune: respecto a la respuesta inmune del huésped, el tabaco modifica los sistemas inmunes tanto celular como humoral y la red de moléculas de adhesión y citoquinas. El tabaco altera estas células disminuyendo el quimiotactismo, la fagocitosis y la adherencia, lo cual reduce la capacidad del huésped para combatir la enfermedad
  • Cicatrización: el tabaco también afecta a la síntesis de las proteínas celulares y tiene efectos citotóxicos en los fibroblastos gingivales por la acción de la nicotina, lo que disminuye la habilidad de éstos para adherirse, interfiriendo así en la cicatrización.
  • Microbiología: existen diferencias en la saturación de oxígeno de la hemoglobina entre la encía de los fumadores y de los no fumadores. Esto es debido a que el monóxido de carbono se une a la hemoglobina considerablemente más fácil que el oxígeno, desplazándolo de la molécula y disminuyendo así el oxígeno de los tejidos. Por tanto, la flora microbiológica en fumadores puede cambiar a un perfil más patogénico. Los estudios sugieren que los fumadores podrían tener un mayor número de patógenos periodontales en comparación con los no fumadores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *