Cada órgano, cada estructura de nuestro cuerpo, está recubierto por un tejido llamado fascia, cuya principal función es conectar y envolver todas las estructuras corporales. Del mismo modo, crea compartimentos, separa estructuras y las sujeta.

Todas las estructuras que forman nuestro cuerpo (músculos, vasos sanguíneos, órganos…) están relacionados entre sí a través del sistema fascial, de modo que cualquier cambio estructural de la fascia producirá restricciones en zonas distales.

Una “disfunción miofascial” puede producirse tanto por causa directa, por un golpe o caída, como por otros factores, tales como la menstruación dolorosa, una postura inadecuada, una intervención quirúrgica, estrés…

Ante todas estas situaciones y para buscar un funcionamiento óptimo, el cuerpo hace compensaciones, que si se mantienen en el tiempo, crean zonas de sobrecarga que posteriormente pueden convertirse en lesiones específicas.

La técnica de “Inducción Miofascial”, es una técnica manual que consiste en realizar una serie de estiramientos y compresiones manuales con el objeto de eliminar las restricciones de movilidad que se producen a nivel de la fascia, permitiendo así restablecer el equilibrio corporal, eliminar los síntomas dolorosos y recuperar la función.

Equipo de Fisioterapia:
Laura García Costa (Colegiada Nº 1534)
Silvia Bruno Velasco (Colegiada Nº 438)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *